Información, mapas, perfiles, tracks para GPS , fotos, videos …

lunes, 5 de septiembre de 2016

Gallinero de Cameros-Venta Quemada---Senderísmo

La presente ruta realizada con niños en un día de julio de mucho calor, tiene como escusa la búsqueda de la  protagonista de una leyenda riojana que siempre me ha cautivado y llamado la atención, La Venta Quemada.
"En el límite entre el Camero Nuevo y el Camero Viejo, entre los términos municipales de Pinillos, Gallinero y Laguna de Cameros existió hace ya mucho, mucho tiempo una pequeña venta que daba cobijo entre otras personas a los pastores trashumantes que recorrían la cercana Cañada Real.
La vieja venta, era regentada por un matrimonio con dos hijos. Como las ganancias no daban lo suficiente para mantenerse, el matrimonio decidió que el hijo aun pequeño iría a América con un familiar, y la hija iría a servir en una casa en la cercana Laguna de Cameros.
Pasaron los años y la venta en otros tiempos muy frecuentada, ya no era ni sombra de lo que llego a ser. Cierto día llegó a Laguna un joven, que por sus ropas y equipaje parecía venir del extranjero. Era el joven muchacho de la venta que regresaba hecho un hombre. Fue a buscar a su hermana y le contó lo bien que le habían ido las cosas y sus proyectos de futuro, que se haría pasar por un próspero indiano que estaba de paso.
Cuando llegó de noche a la venta de sus padres, actuó como le había contado a su hermana y por la mañana les daría la sorpresa. Sus ancianos padres no le reconocieron y estuvieron  escuchando embobados las maravillosas historias que el viajero les contó de las Américas y como trabajando duro y con mucha suerte había conseguido hacer cierta fortuna. Comieron y bebieron hasta las tantas y el viajero dijo sentirse cansado y se fue a dormir. A lo largo de la noche el padre que no podía dormir, entró sigiloso en la habitación del joven y le clavó un cuchillo para robarle su dinero y enterró el cadáver.
Por la mañana le contó a su mujer que el viajero se había levantado temprano y se había ido, ya que aún le quedaba un buen trecho de camino.
Esa misma tarde subió la hija del matrimonio, llegaba contenta esperando que su hermano les hubiera contado la verdad. Al no encontrarlo, le pareció raro y les descubrió la sorpresa a sus padres. En ese momento el padre se volvió loco y empezó a destrozarlo todo, así fue como tiró la lámpara de aceite y las llamas lo calcinaron todo..."    (Así me la contaron o por lo menos, así la recuerdo).

Cruzamos el bonito pueblo serrano de Gallinero de Cameros, atravesamos una verja y seguimos las marcas rojas y blancas del GR-93.Ascendemos despacio por la solana, a media ladera entre hermosas encinas. Así llegamos a un collado con un cruce de pistas entre prados.
Gallinero de Cameros
Encinar en la solana
Cruce de pistas entre prados.
Tomamos la opción en subida que se interna bajo los robles .La pendiente del camino aumenta y unido al caluroso día se hace fatigoso el progresar. Poco a poco, tras varios descansos bajo lo rebollos, tomamos un ramal hacia la izquierda y llegamos a los preciosos Prados de Libarache, donde se encuentra un pequeño refugio invadido por las ortigas.
 El Rasillo de Cameros al fondo
 Dura subida ente robles ,con buenas vistas con Almarza a la derecha
Prados de Libarache
Seguimos las balizas y atravesamos las campas, entrando en la sombra y frescor que proporciona el hayedo. Continuamos subiendo, atravesamos una desecada (zona de piedras) y más adelante, pasamos junto a una captación de agua protegida por una valla a nuestra derecha. Dejamos atrás el hayedo y la pendiente que vuelve a endurecerse nos introduce en el pinar.
Llegamos al paso que franquea la alambrada que separa el Camero Nuevo del Viejo. Estamos en una pista marcada con mojones, es la Cañada Soriana Occidental, por la que en otros tiempos pasaron miles y miles de ovejas merinas trashumantes.
Umbría del Hayedo
Cañada Soriana Occidental ahora limitada por el pinar
Desechamos el ramal que asciende de frente por un despejado cortafuegos  buscando la cumbre del monte Horquín (1584m.). En la cumbre hay un puesto de vigía contra incendios y las panorámicas son grandiosas.
Nosotros seguimos la pista que entre los pinos silvestres empieza a bajar bruscamente hacia unos despejados prados.
Cortafuegos de subida hacia la cumbre del monte Horquín de 1584m.
Siguiendo la pista unos 150m hacia nuestra izquierda hay un pequeño bosquete de robles y entre el abundante matorral se adivinan unos modestos y viejos muros de la ermita de la Virgen de Codés, que algunos dicen que compartía con una antigua venta que se incendió...La Venta Quemada.
Ruinas de la Venta Quemada y la ermita de la Virgen de Codés
Dicen que en algunas leyendas suele haber un trasfondo de verdad ; conseguido nuestro objetivo volvemos por el mismo camino de partida, atravesando lugares y bosques de leyenda o de auténtico cuento.
P.D. Esta ruta está tambien influenciada por la realizada por "maestro" Jose Marí Rey  Garcia en su precioso libro Paseos por parajes olvidados de La Rioja.
Descárgate el TRACK en Wikiloc:
               
Powered by Wikiloc

domingo, 14 de agosto de 2016

Buzarra-Olivan--Senderísmo

“Por el puente de Olivan
nadie viene y nadie va.
Por el puente de Olivan
solo pasa el alemán”.

Parece ser que hubo un puente de madera de jara recubierto de tierra  (hoy desaparecido) que permitía atravesar el arroyo que justo en ese lugar desemboca en el río Jubera, hoy han instalado una nueva pasarela  de metal y madera , donde se inicia el sendero (marcado con marcas blancas) que asciende buscando Olivan.
He encontrado muy poca información sobre los dos despoblados que he visitado en esta ruta, Buzarra y Olivan. Aldeas pertenecientes a Robles del Castillo y enclavadas a 950m y 868m de altura respectivamente, están ubicadas próximas al río Jubera en las conocidas como Alpujarras Riojanas.
De la información que aporta el Diccionario Geográfico-Histórico de La Rioja confeccionado por Ángel Casimiro Gobantes en 1846 podemos sacar que fueron aldeas de poco vecindario (ninguna superó los 55 habitantes) y pertenecientes a Robles del Castillo. Para hacernos una idea de la población de este municipio, en el censo de la nueva provincia de Logroño de 1840, la villa de Robres con sus aldeas, Buzarra, Dehesillas, Olivan, Santa Marina, San Vicente y Valtrujal contaban entre todos 95 vecinos, que se refería a los cabeza de familia y 466 almas, que hacía referencia a todos sus habitantes. Estaban situadas en terreno montañoso producían algo de cereal, legumbres,había pastos y se dedicaban a la cría de un poco de ganado. En resumen, lugares muy pobres, poco habitados, apartados y con deficientes comunicaciones,deshabitados entre los años 50 y 70 del s.XX.

Para acceder en vehículo al punto de partida de la subida hacia Buzarra, hay que seguir por la LR-261 y dejar el vehículo en una zona despejada entre matas,para ello primero atravesaremos una zona estrecha entre rocas y el río, poco menos de 3 Km pasado Robres del castillo, poco antes de llegar al punto kilométrico 26.
La ruta la realizo un nublado día de julio; bajo bordeando el matorral por una zona de cereal junto a unos chopos hacia el río, en un punto a 780m de altura, confluencia del Barranco de Buzarra y del barranco del Cabezo (puente).
Vadeo el río Jubera  que está seco (en esta época) y asciendo hacia el W entre jaras (o estrepas), por la margen derecha del barranco de Buzarra gracias a un marcado sendero.
Vista atrás del sendero y del lugar de partida rn la carretera
Desestimando  las sendas de ganado menos claras, tras 1´5 Km de ligera subida, llego a una zona con chopos, un poco complicada de atravesar por la abundancia de matas, por lo que la atravieso como puedo y subo por la ladera despejada hacia varias edificaciones en ruinas .
Tras algunos intentos fallidos por progresar, desestimo acercarme más al resto de edificaciones, ya que se encuentran totalmente invadidas por vorágine,incluida lo que queda de la iglesia de Santiago.
 Buzarra
Continúo subiendo rumbo E hacia otra edificación solitaria y me alejo de ella subiendo por un sendero pedregoso que se hace  evidente, yendo a salir a una pista.
Continuando por la pista hacia el NW y atajo por una zona llana donde se encuentran unas colmenas.La pista va a salir a la carretera LR-477 que comunica el valle con El Collado y Sta. Marina.Este puede ser otro punto para acceder a esta perdida aldea.
DESCÁRGATE EL TRACK EN WIKILOC
Powered by Wikiloc

Prosigo el relato de mi ruta, pero no recomiendo seguir mis pasos desde este punto, de forma real, ya que tras un tramo por pista entre pinos en bajada hacia SW, la excursión se vuelve muy complicada en su orientación y difícil (más bien incómoda) en su tránsito. Al llegar al altozano (1111m.) y ver el panorama, abandono la idea de bajar directo hacia el S. y decido sobre la marcha descender monte a través entre estrepas y aulagas hacia E, hasta llegar entre pinos al pequeño arroyo .Lo atravieso como puedo, gracias a unas rocas rodeadas de espinos y matas.Ahora toca subir por la ladera hasta otro cerro (1036m.).
La bajada al barranco de las Corralizas es algo de lo mismo, o sea, bastante incómoda, entre jaras y el monte bajo con la particularidad de que a medida que me aproxímo al arroyo la pendiente aumenta.
Una vez en el arroyo hay que ascender la ladera.Como llevo mapa y GPS cuento con la "ventaja" de saber hacia donde ir,ya que una pista ocupa la parte superior del monte que tengo ante mí.
Asciendo primero entre el pinar de repoblación y más adelante entre las interminables jaras hasta salir a una "salvadora" vía de saca que desemboca en la pista cimera.Ya he tenido suficiente de campo a través y camino rápido por la pista hacia el W. Encuentro un paso de la alambrada que si lo atravesáramos y continuáramos en esa dirección llegaríamos hasta Santa Marina.
Como mi siguiente objetivo es llegar a Olivan,giro 180º y pongo rumbo hacia el SE por otra pista que desciende por otra loma.Voy entretenido con las vistas y cuando la alambrada de separación de términos que llevo a mi derecha cambia de dirección bajando hacia el S,este es el punto desde donde se ven abajo dos pequeños edificios en una zona despejada,son un corral y la ermita de Nª Sª del Rosario.La bajada por monte a través es "coser y cantar" después de lo que vivido anteriormente.
Me siento unos instantes en la entrada de la ermita que según un panel explicativo, que  dice que antiguamente la imagen que había aquí se conocía como Nuestra Señora de la Torre cambiando posteriormente al nombre actual.Viendo Olivan casi a tiro de piedra ,recapacito sobre lo ya recorrido ,mientras me "lamo las heridas".
Bajo hacia el cauce seco y pedregoso del río Jubera y pronto lo abandono para subir a un sendero que une la cabecera de este río con el despoblado de Olivan.
Poco antes de entrar en sus abandonadas calles, visito el Pomar o serbal de Olivan, Árbol Singular de La Rioja de unos 150 años.
Vista atrás
 Pomar o serbal de Olivan, Árbol Singular de La Rioja 
Paso junto a las ruinas de la iglesia de San Sebastián y mientras deambulo sin rumbo por las callejuelas empedradas,pienso que ha merecido la pena pasar por lo anterior, para llegar a esta preciosa aldea "abandonada".Cuenta con algunas casas en piedra reconstruidas,teniendo en cuenta que la única forma de llegar hasta aquí es por escarpado sendero, la cosa tiene su mérito más aún si cabe.
Olivan
Abandono Olivan por un sendero marcado por marcas blancas (itinerario para visitar el Pomar) hacia el NE .

Atravieso primero las matas y más adelante  el monte bajo transitando a media ladera por la pedregosa senda.Al final el sendero se desploma buscando el Barranco del Sepulcro, que atravieso por una pasarela metálica
Este último itinerario es el que recomiendo para acceder desde la carretera LR-261 a Oliván,visitar este interesante despoblado,y prolongar la excursión visitando el Pomar y la solitaria ermita del Rosario(o de la Virgen de la Torre).
DESCÁRGATE EL TRACK EN WIKILOC
        
Powered by Wikiloc